bookmark_borderQué hay de interés en Narón…

Sí, ya sé que echarle flores a mi tierra, hablar de sus fiestas tradicionales y señalar que tiene playa no es que sea una manera de asegurarse la llegada de turistas por estos lares. A pesar de que Galicia es un destino turístico con bastante solera desde hace ya muchos años, no está mal desde luego recordar un poco al visitante qué se puede encontrar si aparece por aquí; y más concretamente, qué encontrará en Narón y en sus alrededores.

Narón combina, casi de forma mágica, progreso con tradición, modernidad y clasicismo, mar con montañas, naturaleza con industrialización, playas, ríos, vida nocturna… Está muy cerca de todo, y a la vez de nada, pudiendo disfrutarse tanto del ruido de las grandes multitudes y lugares de gran afluencia de público, como de otros sitios más solitarios y privados, para el que busca perderse en la tranquilidad de calles antiguas o naturaleza.

Cerca de la villa discurre el río Xuvia, del que se puede disfrutar dando un paseo fluvial, o visitando los molinos que se encuentran en su ribera, tales como Muiño de Amenadás, o Aceas, construidos a finales del siglo XVIII ; también puedes visitar el complejo hidráulico Xuvia, que también es un antiguo molino de harina, y que en la actualidad se utiliza para suministrar electricidad al complejo industrial que se desarrolló en su entorno cercano: fábricas textiles, de papel y de cobre laminado.

Si quieres hacer excursiones al aire libre, no te quedarás sin cosas interesantes que ver, te lo aseguro. Especial relevancia merece el Monasterio do Couto , el único cluniacense existente en Galicia, y cuyo edificio actual data de principios del siglo XII. Junto a él, se encuentra la Iglesia de San Martino, aunque tanto la fachada como la torre corresponden al siglo XVIII, como parte del estilo románico gallego. En el interior hay una tumba medieval perteneciente a Rodrigo Esquío, de finales del siglo XV, y una variada colección de capiteles de estilo compostela. Y no te olvides de los poblados celtas como Sequeiro, Petouzal u Os Vicás; palacios como Nelle, la mansión de verano de Pita Romero o Libunca y otros, que son parte del patrimonio histórico de la ciudad.

Y bueno, otra vez podría mencionar la hermosa costa de Narón, que nunca está de más y que es un objetivo claro de la gran mayoría de los turistas veraniegos. A pocos kilómetros de distancia, hay una sucesión interminable de playas de arena blanca y fina, aguas claras y ricas en yodo, como Valdoviño, Meirás, Pantín, Cobas, Doniños y muchos otras.